jueves, 23 de marzo de 2017

SPORTING 3 – GRANADA 1.



Día: 19-03-2017.

Lugar: El Molinón.

Resultado: Sporting 3 – Granada 1.

Comentario:
Victoria la que obtuvo en este día el Sporting, remontando el encuentro tras el gol de Granada y marcando tres goles en tan solo siete minutos ante un rival muy flojo.

Se mostraría bastante superior el equipo rojiblando durante el encuentro, siendo un gran baluarte para el Granada, su portero Ochoa, el cual tendría intervenciones de gran mérito.

Al final 3 puntos que sirven muy mucho para ver un rayo de esperanza para el tramo final de liga, aunque hay que decir que la salvación está muy, pero que muy lejos.


El partido en el marca…


EL SPORTING MARCÓ TRES TANTOS ENTRE EL MINUTO 60 Y EL 67 Y REMONTÓ PARA LOGRAR UN TRIUNFO QUE PUEDE VALER LA SALVACIÓN
420 segundos para vivir
Mágicos. El Molinón se volvía loco. Ver para creer. La remontada fue posible. En siete minutos, sólo en eso, en 420 segundos que pueden valer la salvación del Sporting y el descenso del Granada. Así de breve, así de claro, así de crudo.
Era casi un partido a vida y muerte. 
Y ganaron los asturianos. Con garra, con fe, con carácter. Lo tenían todo en contra. 
Se habían adelantado los de Alcaraz por medio de Ingason. 
Pero fue entrar Traoré y cambiar el panorama. La locura. Un gol, otro y uno más. Tres. En una pequeña fracción de tiempo, la que transcurrió entre el minuto 60 y el 67. 
Cuando nadie creía, cuando el descenso se oteaba en el horizonte de El Molinón, resurgió el Sporting.
Traoré, recién salido al campo, marcó el primero; Babin, que no lo celebró por su pasado en el conjunto nazarí, el segundo; y Carmona, que culminó una contra, el tercero. 
Tres tantos y una remontada que pueden valer la permanencia. 
Un resultado que pudo ser mucho más abultado de no ser por Ochoa, que incluso paró un penalti a Traoré ya con el 3-1 en el marcador.
Fantastico el encuentro del portero mexicano, que sustentó al Granada con sus paradas en la primera mitad. 
Antológica la mano que sacó a un cabezazo a bocajarro de Babin, no menos espectacular fue la parada a Víctor Rodríguez, un toque leve al balón, pero suficiente para que en lugar de acabar en el fondo de la red, se estrellara en el poste.
La vida del Granada corría por las venas de Ochoa, que antes había agrandado su figura hasta el infinito y más allá para tapar todos los espacios posibles en un mano a mano también con Víctor Rodríguez como protagonista. Burgui, el más incisivo, el mejor, el que más clase tuvo en el Sporting sobre el césped, tampoco se libró del meta del Granada.
Curioso, cuando menos llamativo, es alabar la actuación de un portero que termina el encuentro con tres tantos en contra. Fueron tres, pero de no ser por él, quizá hubieran sido seis. 
El Granada se desconectó. Extraño, o síntoma de algún problema, porque le pasó en la primera mitad y, después, en la segunda. 
Los nazaríes empezaron bien el encuentro, incluso crearon peligro, pero llegaron al descanso pidiendo la hora. Ya saben, si no es por Ochoa...
Y, tras la reanudación, más de lo mismo. 
Ingason adelantó a los de Alcaraz. Minuto 51. Fantasmas en El Molinón. 
Peligro para el Sporting, la salvación para el Granada. Y, cuando todo estaba favorable para los de Alcaraz, se desencadenó la tormenta. Desaparecieron del mapa. 
El empate de Traoré se transformó en un vendaval, en una oleada de ataques asturianos que terminaron por destrozar a los de Alcaraz, absolutamente superados por las circunstancias del partido. Marcó Babin, también Carmona y la sensación era de que podía hacerlo cualquiera que pasara por allí.
El Sporting, que sigue en descenso, ve más cerca la salvación, y el Granada, que también está en puestos de caída libre a Segunda, tiene ahora la permanencia lejos no, lejísimos. 
Era un partido a vida o muerte y sólo podía ganar uno. Y ese fue el Sporting. Qué siete minutos... De esos que se van a recordar por siempre en El Molinón.

Resumen del partido…


De momento hay esperanza, así que a ver que pasa...

IV EDICIÓN 10 KM CABO VIDIO.



Fecha: 18-03-2017.

Lugar: Oviñana (Cudillero).

Distancia: 10 km (no homologados). *

                 *Según mi GPS 9,78 Km.

Tiempo:        Oficial:  49:56.

                      Neto:     49:37.

Precio: 12 Euros.


Comentario:
2ª carrera en la que iba a participar en este año y carrera en la que debutaba en este caso en su versión de asfalto ya que los años anteriores había transcurrido dicha carrera en versión de cross.

Este año, la organización había cambiado su recorrido para llevar su itinerario (en un 99% por asfalto) hasta el Cabo Vidio (para mí el más guapo de Asturias) con un recorrido en el que los corredores íbamos a tener que dar un par de vueltas desde el pueblo de Oviñana por un perfil bastante llano en su totalidad.

Presentación de la carrera a través de un par de carteles de la carrera.




El recorrido plasmado en dos vueltas, en la que la primera era unos 800 m más larga que la segunda.




Mapa de la zona de la salida/llegada con la situación de las diferentes áreas para aparcar en el pueblo.


Llegaba a la carrera con un peso de 84,3 kg (había engordado más de 1 Kg desde las horas anteriores ya que me había metido un par de pizzas medianas del “Telepizza” la noche anterior), así que iba afrontar la carrera con un importante sobrepeso respecto al peso que tenía por estas fechas el año pasado (llegué a pesos de 73 ó 74 Kg en Marzo del 2016).

En cuanto a los entrenos, en esta última temporada ya estoy saliendo bastante a correr por fuera, aunque sí que es verdad que siempre a ritmos muy lentos (06:30/km aprox) y a bajas pulsaciones para no machacar el cuerpo e intentar que vaya perdiendo peso poco a poco.

La carrera iba a comenzar a las 17h30, por lo que tras estar en casa por la mañana ya iba a poner rumbo a Oviñana (45 min de trayecto), llegando a eso de las 14h al mismo, notándose ya el ambiente corredero que iba a surtir sus efectos unas horas después.

Iría a recoger entonces el dorsal (212), la bolsa del corredor y el regalo estrella de la carrera y por la cual se caracteriza la misma, un guapo centollo que luego por la noche descubriría en la cocina que me había cambiado de sexo, por las huevas que tenía en su interior.

Foto del nuevo amigo que me echaría en este día.





Acto seguido me iría a tomar un café hasta un bar muy conocido por este menda y conocido como “Cai Milio” y en donde ya se notaba el buen ambiente que había traído la carrera este día a Oviñana.

Antes de ir a prepararme daría una vuelta por el pueblo para tomar posteriormente otro café y volver al coche para cambiarme de ropa y ponerme ya definitivamente a calentar-trotar, realizando al final 03 km en 20:54.4 con algunos estiramientos incluidos, notándome bastante fluido durante el mismo, para situarme poco después en la parte trasera del pelotón de corredores y tras unos minutos de espera ya darían la salida de la carrera, llevándonos el itinerario directamente al Cabo Vidio.

Salida de la carrera.


Me encontraría bastante suelto en esos primeros metros y sorteando algunos unidades a medida que la carrera empezaba con su itinerario.

Intentando no acelerar demasiado ya que sabía que era bastante larga para desfogarme en esos primeros metros, alcanzaría el primer km marcando un buen tiempo para ser en el inicio de la carrera y para mí caso se entiende, de 05:06.1.

Camino al Cabo Vidio.


No quise acelerar mucho más ya que en esos primeros km quería mantenerme con el freno puesto, así que iba a llegar el 2º km, km favorable por ser ligeramente en sentido descendente aunque sí que es verdad que el asfalto había empeorado al ser ahora bastante rugoso y con ligeros baches pero que la verdad no ofrecía muchos problemas para correr, marcando en este paso un tiempo bastante bueno de 05:03.6, poco antes de la situación en donde estaba ubicado el faro del caso.

Un par de imágenes en este tramo.




Unos centenares de metros después se daba la vuelta en el entorno del faro y tocaba entonces un tercer km en sentido ascendente ya que había que ganar los pocos metros que se habían perdido anteriormente, señal de esto que digo sería el paso por este 3ª km de 05:09.6, tiempo bastante “guapo” en mi caso.

Seguía sin querer acelerar ya que estaba esperando mejor a la segunda vuelta para intentar incrementar algo el ritmo aunque sí que es verdad que por mi hubiera ido algún que otro sg por debajo de los 05 min/km.

Después del 3º km la carrera nos iba a desviar a la drcha para tomar una especie de senda ancha de tierra y algo de verde por la que no tendría problemas al correr, para alcanzar seguidamente el paso por el 4º km (05:11.4) y peor paso por km del día.

El itinerario nos iba a sacar a los corredores de nuevo a la carretera que unía el pueblo con el cabo, para tomar entonces rumbo al pueblo y con el objetivo de finalizar la primera vuelta de las dos que tendríamos que dar.

Sobre el km 4,5 iba a alcanzar a un chaval que iba de amarillo y con el cual iría casi un par de km, marcándonos el ritmo y ayudándonos (sin querer) a hacernos menos cansino el ritmo que llevábamos.

Un par de imágenes con dicho corredor.




Y así llegaría el 5º Km (05:07.5) y poco metros después el cambio de sentido al lado mismo de la pancarta de llegada para empezar entonces la segunda vuelta de la carrera.

En el avituallamiento tras dicho giro pillaría un botellín de agua al que pegaría algunos sorbos mientras mi acompañante ralentizaba un poco el ritmo que llevaba el mismo y mientras yo le mandaba tirar y que no perdiera tiempo esperándome.

Tras la ingesta del agua lo alcanzaría fácilmente y entonces empezaría a tirar de él y poniéndome delante, a pesar del aire que en muchas ocasiones se iba a dejar notar durante la carrera, señal de que me notaba bastante bien de fuerzas.

Y así llegaría el 6º km, marcando un buen tiempo de paso de 05:01.4, tiempo indicativo de que había aumentado ligeramente el ritmo, tal como había pensado para la segunda vuelta al empezar la carrera de este día.

Del 6º km hasta el faro (km 7,5), sabía que el terreno era favorable para acelerar algo más, así que eso fue lo que haría al ver que el chaval con el que había corrido anteriormente se me había quedado descolgado unos metros por detrás.

Fruto de este terreno favorable y de ir con alguna que otra zancada de más, iba a ser el tiempo de paso para el 7º Km (04:54.6), tiempo bastante bueno para casi nunca hacer series y casi siempre hacer tiradas por encima de 06:20 – 06:30 el km, con bajas pulsaciones y encima con sobrepeso, comparado con el año pasado por estas fechas (unos 10 km menos en aquellos días).

En el km 7,5 se daba el giro donde el faro para retornar de nuevo por la carretera hasta el pueblo y con la novedad en esta segunda vuelta de que nos iba a evitar, la misma, el tránsito por la senda por la que habíamos corrido en la primera.

Ahora ya era cuestión de ir directamente por asfalto y con rumbo fijo hacia el pueblo, así que ya era cuestión de aguantar, por lo menos, el ritmo que llevaba y parecía que eso se iba a producir sin excesivos problemas, así que cuando me quise dar cuenta ya estaba a la altura del 8º Km (05:04.5) y paso kilométrico al que había llegado tras correr otro medio km en sentido ascendente.

En pelotón...




Dos km faltaban ya e iba teniendo por delante a un corredor que iba empujando el típico carrito con un guaje dentro, así que fui a por él y dicho y hecho, cuando me quise dar cuenta ya estaba a su altura, así como la de algún otro corredor que le acompañaba y de momento parecían que las sensaciones me hacían ser bastante optimista de cara al tramo final de carrera.

En este km que iba del 8º al 9º alcanzaría todavía a algún que otro corredor y con el que iría en busca del último km, km al que le tenía ganas, sobre todo por saber cómo iba acabar de fuerzas en los últimos 1.000 m que me quedaban.

Tras marcar un tiempo de paso en el 9º km de 05:09.1, debido yo creo a que tenía un tramo ligeramente ascendente en su tramo inicial, afronté “en teoría” este último millar de metros incrementando el ritmo, ayudado en parte, por la competencia sana que tenía con el corredor al que había alcanzado.

Y de esta manera incrementando algo el ritmo ya que el cuerpo me pedía acelerar un poco más, fui en “dura competencia” con el “rival” amistoso que me había echado en este último km hasta que al final me pude despegar unos metros de él, acabando bastante más fuerte de lo que lo suelo hacer en las carreras que disputo y entrando en meta con un tiempo oficial de 49:56 y neto de 49:37, tiempo este último que doy por bueno y acabando con unas pulsaciones medias durante el transcurso de la carrera de 169, máximas de 186 y una cadencia de 191 pasos por minuto.

Fotos en el último tramo de la carrera.




Como curiosidad, el último parcial en los 780 m que me marcó el gps sería de 03:47.8, lo que equivale a un tiempo por km de 04:52.3.

Tras cruzar la meta me dedicaría a trotar unos 300 metros muy suavemente para ir bajando pulsaciones progresivamente y acto seguido ya me iría para el coche a cambiarme y a esperar a que acabara la carrera para poder abandonar el lugar e ir a cenar a Lamuño con mi hermana y mi cuñado.

Acabaría en el puesto 251 de 357 corredores que acabamos la carrera (420 inscritos para este día).

Pos.DorsalNombreClubT. oficialT. Real
251212JOSE MANUEL MARRAS RODRIGUEZINDEPENDIENTE00:49:5600:49:37


Tiempos de paso según el Garmín
Km 1…            05:06.1

Km 2…            05:03.1

Km 3…            05:09.6

Km 4…            05:11.4

Km 5…            05:07.5

Km 6…            05:01.4

Km 7…            04:54.6

Km 8…            05:04.5

Km 9…            05:09.1

Km 0,78…       03:47.8

Total…             49:36


Resumiendo, buena carrera la que creo que hice, manteniendo más o menos un ritmo continuo durante la misma y con muy buenas sensaciones y descubriendo a la vez una carrera que transcurre por un recorrido bastante espectacular. 

Carrera para repetir, sin duda...



viernes, 17 de marzo de 2017

VIAJE A LAS FALLAS DE VALENCIA… 4º DÍA (LA VUELTA…).



Fecha: 13-03-2017.

Lugar: Valencia.

Comentario:
Último día o mejor dicho, últimas horas en Valencia y tras levantarnos a las 05h15 y prepararnos ya nos dispusimos a pillar el taxi que ya nos estaba esperando a la puerta del hotel, para poner rumbo entonces a la Estación del Norte y en donde Adela tenía que pillar el tren de cercanías ya que ese mismo día ya le tocaba currar.

Nos daría tiempo a tomar un último café a modo de despedida y tras su marcha ya me dispondría a tomar el bus de enlace gratuito entre las dos principales estaciones de ferrocarril de Valencia, la  de cercanías del Norte y la de largo recorrido de “Joaquín Sorolla”.

En un par de minutos que duraba el trayecto ya me encontraría en esta última estación y en donde para hacer algo de tiempo, entraría en la FNAC (ya estaba abierta) a mirar libros y a comprarme una revista de “running” y posteriormente me iría desayunar de nuevo en una de las cafeterías de la estación.

El resto, poco que contar, ya que el viaje se me haría mucho más corto que el de la ida, estando entretenido leyendo, viendo alguna película y observando cómo desde mi marcha el Viernes de Asturias, había caído una buena nevada por la zona de Villamanín – Pajares.

Por Pajares y bajando ya para Asturias.

Llegaría sin novedad a Oviedo tras más de 7 horas de viaje y sin incidencia alguna y en cuanto al viaje y al tema de las fallas, decir que me prestaría muy mucho ver el ambiente reinante en la ciudad, aunque sí que es verdad que es bastante molesto ir caminando y vigilando a los guajes que en todo momento están tirando petardos.


El viaje en sí no lo pude disfrutar como quería ya que estuve y sigo estando todavía unos pocos días después del mismo, tocado de la garganta, pero aun así, los objetivos del mismo se cumplieron “con creces”, así que como suelo amenazo con volver...

VIAJE A LAS FALLAS DE VALENCIA… 3º DÍA (MARTA Y RESTAURANTE GRIEGO).



Fecha: 12-03-2017.

Lugar: Valencia.

Comentario:
3º Día en Valencia y el objetivo del día y lógicamente del viaje iba a tener lugar con el encuentro con la hija de Adela, Marta, con la cual habíamos quedado para comer en un restaurante griego que hacía unos días que Adela había reservado.

Tras desayunar algo en la cafetería del hotel ya nos dispusimos a hacer algo de tiempo antes de reunirnos con Marta, así que tranquilamente iríamos caminando hacia la zona de la Estación Norte de Valencia y viendo en todo momento, el gran ambiente reinante en las calles a causa de las fallas.

Vídeos que muestran lo que digo.

Algunas fotos del ambiente en este día en la zona centro de Valencia (alucinante la cantidad de peña que había…).




Nos desviamos unos metros para llegar a la plazoleta de la Iglesia de San Agustín, iglesia a la que entramos pero que la verdad no me pareció nada del otro mundo por lo que vi en su interior.


Nos reuniríamos entonces con Marta y acto seguido ya iríamos tranquilamente caminando hacia las calles de la parte trasera de la catedral para localizar el restaurante griego en donde íbamos a comer y conocido como “Kuzina”, el número 1, según el Tripadvisor, entre los restaurantes griegos en Valencia.

Enlaces del restaurante…




Y esto sería lo que comeríamos (menú por 14,50 euros).


Algunos platos del menú (pediríamos cada uno un plato diferente por lo cual pudimos probar los 6 platos en los que consistía dicho menú).










Tras la comida (estuvo bien conocer dichos platos de la cocina griega pero la verdad no volvería a un local temático de este tipo de cocina...), intentamos irnos hasta nuestro querido "Café de las Horas", pero como nos había pasado el día anterior, nos sería imposible encontrar mesa por encontrarse este café típico de Valencia, completamente abarrotado, así que decidimos poner rumbo hacia el hotel, para entre otras cosas, tomar algo en la cafetería del hotel.

Un par de fotos en dicho lugar.




Tras tomar algo, ya acompañaríamos a Marta hasta la estación del tren para que pillara ella el tren de regreso hasta casa y volver nosotros de nuevo hasta el hotel (engaño por medio incluido durante la siguiente hora…).

Estuvimos un rato en el hotel para entonces dirigirnos a picar algo para la cena otro restaurante “símbolo” llamado “La Zarzamora” y en donde pedimos unos chipirones con 6 montaditos calientes.


Tras salir del local, pudimos tristemente comprobar como “el hombre del tiempo” no se había equivocado y en el momento en que abandonábamos el restaurante, pudimos apreciar como estaba cayendo “una buena” tormenta, por lo que nos vimos obligados a solicitar un taxi (20 min de espera) y mientras tanto “este menda” a intentar parar cada taxi que pasaba, debajo del aguacero.


Tras finalmente localizar a uno ya pondríamos rumbo al hotel para pasar la última noche de mi estancia en Valencia por estas fechas y dispuestos a madrugar “muy mucho” al día siguiente ya que Adela tenía que pillar el primer tren para irse a currar y yo a las pocas horas el tren de regreso hacia “la tierrina”, así que esto resumido fue lo que dio de sí este día...

miércoles, 15 de marzo de 2017

VIAJE A LAS FALLAS DE VALENCIA… 2º DÍA (PARTIDO SPORTING Y RESTAURANTE JAPONÉS).



Fecha: 11-03-2017.

Lugar: Valencia.

Comentario:
2º Día en Valencia y tras pasar la noche y levantarnos ya pondríamos rumbo en bus hacia la zona de Mestalla para dar una vuelta por la misma y ver el ambiente que había con motivo de la visita del Sporting a Valencia.

Una vez en el exterior del estadio y viendo que el precio de las entradas no era nada caro para tratarse de un partido de la Liga, decidimos los dos irnos a ver el partido que enfrentaba al Valencia y al Sporting.

Una vez con la compra de las entradas realizada, nos encaminamos hacia el Hotel SH Valencia Palace, hotel de 5* para tomarnos un café antes de asistir el encuentro.

Con susto incluido (tuve que volver a por la cámara de fotos ya que se me había olvidado) regresamos al estadio (con anulación de por medio, de la reserva que teníamos en La Pepica para comer) y sobre las 12h15 (partido empezaba a las 13h) ya estábamos entrando para localizar mejor de lo previsto la localidad que teníamos asignada.

En cuanto al partido, lo reflejo perfectamente en este enlace…


Tras el mismo ya pondríamos rumbo hacia la zona de la Plaza de la Reina, la plaza situada en la entrada principal de la Catedral de Valencia.

A medio camino y muy cerca del monumento conocido como La Puerta del Mar, nos fijamos en un local para picar algo y en el que había buen ambiente y que tenía el nombre de “Jamón del Medio”.

Enlace del local.


En dicho local picaríamos unas bravas, algo de jamón y algo parecido a unos nuggets de pollos con salsa de mostaza, acabando finalmente con algo de orujo para los dos.




Tras salir del local ya iríamos plácidamente caminando hacia toda la zona de la catedral y en donde había muchísimo ambiente por tratarse de días de fallas y encima siendo Sábado.

La ciudad a una semana del día grande de las fiestas, se encontraba todavía montando un buen número de fallas, como por ejplo ésta situada muy cerca de la catedral.


O este par de fallas situadas en una calle mítica, la C/Cuba y que localizamos camino ya del hotel al que nos íbamos aproximando para descansar algo antes de salir a cenar.




Me pegaría una siesta algo tardía de casi hora y media antes de salir a cenar y acto seguido ya nos dirigiríamos hacia la zona de ambiente de La Gran Vía y en donde se encontraban un buen número de restaurantes y locales de copas.

Iluminación por la C/Cuba, así como alguna falla por esta zona del Barrio de Ruzafa.




Un par de vídeos...
video


video


Para la cena, había Adela reservado mesa en un restaurante japonés llamado “Kamon”, uno de los mejores restaurantes japoneses de la ciudad.

Enlaces del restaurante.


Los dos ya sentados en el restaurante.


Tomaríamos finalmente el menú gourmet que tenían (40 euros por comensal) y que consistía en…





Muestra de los platos que degustamos en esta cena…
























Adela, la cual se empeñaría en invitarme a modo de celebración de su cumpleaños que caía algunos días después.


Acabamos muy satisfechos por la cena y tras abandonar el local ya pondríamos rumbo hacia el hotel para pasar de nuevo la noche y de cara a la jornada del Domingo, la jornada estrella del fin de semana, así que poco más que contar de este día, día en el que descubrí el tremendo ambiente que hay en Valencia en el fin de semana previo a la semana grande de fallas.

Como anécdota negativa, decir el tema de los petardos que hacen por momentos que uno no pueda caminar con la tranquilidad que debiera por Valencia, pero los mismos habrá que considerarlos como “gajes del oficio” en los casos en que la gente nos acercamos a contemplar las fallas de la ciudad.