viernes, 21 de abril de 2017

RUTA POR PONGA Y COMIDA EN “CASA SEVERA”.



Día: 16-04-2017.

Ruta: Collado les Bedules – Collado Granceno.

Desnivel: +130 m aprox.

Distancia:

Tiempo:

Comentario:
Con motivo del viaje realizado por Adela al este “paraíso natural” en el que vivo, nos fuimos este Domingo a realizar una ruta muy fácil en todos los sentidos, más bien diría yo que un paseo, así que tras parar a tomar un café en Cangas de Onís y poner rumbo a Ponga y más concretamente al Mirador del Collado de Les Bedules (1.086 m), iniciaríamos la marcha a eso de las 11h por una pista muy ancha y que nos sería muy cómoda para caminar durante todo el itinerario que había ideado en este día.

La ruta no tiene mucho que comentar, así que paso a mostrar algunas imágenes tomadas durante la misma.

Picos de Europa desde dicha ruta.


Corte en la ladera y que tras atravesar la pista por debajo, seguía su curso hacia cotas inferiores.


Cabaña situada casi en el lugar donde daríamos la vuelta, el Collado Granceno (1.200 m), quedando por detrás de dicha cabaña una de las ascensiones fáciles de esta parte de Ponga, la subida al Pico Sen de los Mulos (1.505 m).


Y por fin y con algo de esfuerzo en el tiempo me encontraría a una valenciana en Ponga y más para ser exactos en el Collado Granceno (1.200 m).


Y a lo lejos, alguna posible ascensión de este año y que solo el tiempo dirá si acabo realizándola desde Ponga, la de Peña Ten (2.142 m - izda) y el Pileñes (2.012 m – drcha).


Selfie conmemorativo en dicho collado.


Tras estar unos minutos ya iríamos regresando sobre nuestros pasos y llegando al coche sin novedad y con el objetivo de ir a comer a continuación a uno de los “paraísos gastronómicos” de Ponga y situado en el pueblo de Sobrefoz, “Casa Severa”.

Se agradecía que no hubiera tanta gente como en Octubre por el pueblo, cuando me acerqué a conocer en varios días todo el concejo, así que tras aparcar este menda al comienzo de la pista de “Ventaniella” ya nos iríamos hasta el lugar de la comilona que tendríamos en este día.

La comida en dicho entorno rural consistiría en…

Tortos de maíz.


Probaríamos dos perolas, una de sopa de marisco (riquísima) y otra de fabada (no me daría más)


Como segundo plato nos darían presa de cerdo (buenísimas) y cabrito con patatas (muy bueno), acordándome solo de sacar foto de las presas.


De postre, Adela se tomaría Copa de Queso de los Beyos y este menda, tarta de la abuela, muy ricos los dos postres.


Me cobrarían por todo, con botella de vino, casera, dos cocas y un par de cafés incluido, unos 34 euros, una pasada para todo lo que comimos y sobre todo lo bien que nos encontramos.
Daríamos entonces una vuelta por Sobrefoz y luego ya bajaríamos hasta Puente Vidosa para echar un vistazo a su famosa cascada y poner rumbo después hasta Cangas de Onís en donde para ser las 20h15 de un Domingo, había un ambiente en las calles como pocas veces había visto.

Adela en Sobrefoz.


De Cangas ya marcharíamos para casa y en cuanto a este día poco más que contar y con la nota negativa de que no anduve yo muy fino a nivel físico por mis problemas en la zona de las costillas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario